¡Nuestro Viaje al Chepe Express!

Finalmente puedo eliminar al Chepe Express de la lista de experiencias por realizar en México. Además me alegra haber empezado el año retomando algo de lo que disfruto mucho, viajar.
🚂🚃🚃🚃🚃🚃🚃
Todo comenzó en una de esas sesiones con Cristina, mi psicóloga. Estuvimos hablando de mi intención de retomar cosas que me gustan hacer y que por decidia las estaba dejando de lado, una de ellas es viajar. Le plantée que un pretexto que he tenido era que en estos momentos de Covid causa mucha incertidumbre planear viajes al extranjero. Así que yo mismo me di cuenta que también había viajes en México que quería realizar, dos de ellos era recorrer el Cañón del Cobre en el Chepe Express y el otro es conocer Oaxaca.

Más tarde mientras me tomaba un café en Elforoteo, platicaba con una amiga llamada Lety que conocí bailando Salsa Casino en Puerto Vallarta pero ella habita en Monterrey. Me platicó que junto con su hermana gemela Nora y su novio Yadir, realizarían un viaje en el Chepe Express durante el 14 de Febrero. Me encantó la idea de autoregalarme un viaje para San Valentín, sirve que me servía para no estar en mi casa, malpensando cosas o estando achicopalado. Le pregunté si me les podía afanar y le encantó la idea. Chequé disponibilidad en los vagones de primera clase del Chepe (Ellos viajarían en ella) y además chequé vuelos a Monterrey, hubo disponibilidad de ambos. Chequé mi cartera y no estaba en ceros así que me dispuse a la aventura. ¡Chepe Express, ahí voy!

Monterrey
El día llegó y arrivé al aeropuerto de Monterrey en Apodaca.  Lety pasó a recogerme y me presentó a su hermana Nora a quien yo no conocía. Nora vive en Corea del Sur y estaba también de visita en la ciudad. Durante la planeación del viaje, arregló para que yo pudiera dar una clase de Rueda de Casino a un grupo de amigos de ella y sirve que yo me hacía de algo extra de dinero para viajar. La clase fué divertida y sirvió para quitarme un poco el frio. Por la noche, fuimos a un lugar llamado Toro Manso donde estaban tocando música cubana en vivo. Nos tiramos unos pasos salseros y le enseñé unos pasos de bachata a a la Nora.

Toro Manso

Torreón

En caliente y saliendo del Toro Manso, decidimos agarrar nuestras cosas e iniciar el recorrido en auto que hariamos desde Monterrey en Nuevo León hasta Creel en Chihuahua para llegar a la estación del Chepe. Para llegar allá, teniamos que cruzar Nuevo León y Coahulia, lugares con largas y aburridas carreteras en el desierto. Unas muchas horas después, mientras recorriamos el desierto en Torreón, hubo un problema con la caja de velocidades del auto y quedamos varados en medio del desierto. Era un poco emocionante y a la vez escalofriante que me ocurriera lo que muchas veces pensé sería una gran aventura, pero como diría mi abuelita: “Por algo pasan las cosas” y quizá era mejor habernos quedado sin auto a que pasara otra cosa.

Después de algunas horas de estar incomunicados, unos federales se apiadaron de nosotros y nos ayudaron a contactar con la grua que vendría y apoyaría al seguro del auto. Yadir se quedó en el auto a esperar a la grua. A nosotros 3 nos dieron ride a un Oxxo cercano e hicimos lo que cualquier adulto haría para matar el tiempo, hicimos videos de baile en Tik tok, aprovechando las habilidades de Lety y Nora para entender coreano y el K-pop.

Pasado el medio día, llegó Yadir con la grua y el auto montado en la plancha de ésta. Se llevarían el auto a un taller y la aseguradora se haría cargo. Ahora nosotros estabamos en contra del reloj para alcanzar a abordar nuestro tren que saldría a la mañana siguiente a las 8 am, desde Creel, que aún nos quedaba a más de 600 km de distancia de donde estabamos. El chofer de la grua se apiadó y nos dió ride a la central de autobuses de Torreón, Yadir de copiloto y nosotros 3 arriba del auto, escondidos dentro del auto ya que no les es permitido traer gente arriba. Así que ahí andabamos Lety, Nora y yo como inmigrantes escondidos para cruzar la frontera.

En la central, tome las riendas del viaje y decidí que la mejor apuesta sería viajar a la ciudad de Chihuahua para de ahí transladarnos a Creel.

¡Ah Chihuahua!

El único problema de viajar a Chihuahua es que llegariamos aproximadamente a las 10 de la noche y el último bus a Creel salía alrededor de las 5pm de la tarde. No había otra opción para acercarnos así que contacté a mi amiga Salsera Ana que vive en Chihuahua y ella me contacto con un chofer que nos cobraría $3,000 por llevarnos en su auto desde Chihuahua hasta Creel. Quizá era mucho dinero, pero era la única opción para llegar a Creel antes de que zarpara nuestro tren.

Llegamos a Chihuahua y nos encontramos con una ciudad muy acogedora, con mucho, mucho espacio y muy pocos edificios altos. El chofer ahí nos esperaba y trás cenar de rápido en una gasolinera, iniciamos el recorrido hacia Creel. El chofer pidió que el que fuera de copiloto se fuera despierto y aunque moría de sueño, me fuí de copilo con él, gracias a eso pude ver como cruzabamos por la ciudad Menonita de Cuauhtemoc y también divisar un poco de nieve en las Montañas.

Creel.

Llegamos a Creel a las 2 y cacho am y la temperatura estaba a menos 2 grados Celcius (30 Fahrenheit). Afortunadamente, me había contactado previamente con la dueña de un hostal llamado La Cueva y nos preparo una habitación para que pernoctaramos y nos refugiáramos del frio. La habitación contaba con calefacción pero nos advirtió que teníamos que bañarnos de noche ya que en la madrugada las tuberías se congelaban. Así que tomé todo el valor del mundo y me bañé a las 2:30am. ¡El piso del baño estaba más frio que el corazón de tu ex, brrrr!

Muriendo de Frio en Creel
Muriendo de frio en Creel

Al otro día, ya estabamos listos y frescos para abordar el Chepe. De hecho estabamos más que listos porque no nos dimos cuenta que en Chihuahua se retrasa el horario una hora y llegamos antes de las 7am para abordar el tren de hasta las 8am.
¿Así que que hicimos durante esa hora? Una vez más, fotografías y Tik toks.

El Chepe Express

El recorrido del Chepe Express es a través de una de las vias de Ferrocarril más escénicas que hay en el mundo con más de 36 puentes y 87 túneles que recorren 655 km entre Los Mochis, Sinaloa en el Pacífico hasta Creel, Chihuahua en el Norte de México pasando por las impresionantes Barrancas del Cobre. Ésta línea del ferrocarril fué inaugurada en 1961 y se compone de las estaciones de: Los Mochis, El Fuerte, Témoris, Bahuichivo, San Rafael, Posada Barrancas, Divisadero y Creel. (Anteriormente llegaba hasta la ciudad de Chihuahua, pero ya no). Usualmente sólo sale un tren por día en una dirección y al otro día en la dirección contraria haciendo 3 trayectos completos por semana. Uno puede comprar boletos para recorrer solamente algunos tramos de ida o de regreso o existen algunos paquetes turísticos de viaje redondo con hasta 2 paradas. Al Chepe le toma hasta 14 horas recorrer los 655 km y llegar al otro extremo de la via.

Creel en Chepe Express
Listos para abordar el Tren Chepe en Creel

 

 

 

 

El Chepe cuenta con una clase turística muy económica para los que estrictamente van de viaje y no están preocupados por tomar fotos o disfrutar los paisajes. Pude ver a muchos Raramuris (Tarahumaras) subidos en estos vagones. También hay una clase ejecutiva que cuenta con su propio comedor a la carta y un acogedor bar con sillones. Por último, está la primera clase que tiene acceso al comedor y al bar de la clase ejecutiva más acceso a un comedor extra con un domo para que veas por el techo y acceso al último vagón que es un bar con ventanas abiertas para que tomes mejores fotos y videos. Al viajar en Primera clase recibes una pulsera que te da barra libre de bebidas sin alcohol y te da derecho a una comida de tres tiempos.

Comedor con domo en la Primera Clase
Comedor con domo en la Primera Clase
Bar de la Clase Ejecutiva
Bar de la Clase Ejecutiva

Una de las cosas que más nos emocionó fue ver nieve en el trayecto de Creel a Divisadero. Nos enteramos que a principios de Febrero hubo una nevada y aún se conservaban algunos restos de nieve en los pinos y montañas. Los asientos eran muy cómodos y las aeromozas (o quizá debería decir “trenemozas”) se encargaban de anunciarte cuando estabamos a punto de cruzar algún punto fotogénico. Y aunque puntos como el Rio Fuerte o la Cascada Velo de Novia no tenían mucha agua (por ser invierno) aún así las fotos fueron espectaculares.

Paisajes
Paisajes áridos e impresionantes

Como les comenté, yo me le pegué al plan de mi amiga Lety y ellos ya habían planeado recorrer desde Creel hasta el Fuerte, quedarse una noche ahí y regresar al siguiente día a Creel. Así que en ese plan me quedé.

@iandalon

ChepeExpress.@lunayaz07 @luna14910 @chepexpress

♬ Mission Control – Knox Hamilton

El Fuerte

El Fuerte es un pueblito con mucho caracter colonial que fué fundado en 1564 y que servía como su nombre lo indica, como un fuerte para proteger a los colonizadores. Por algún tiempito en el siglo 19, este pueblito fué la capital de Sinaloa. No hay mucho que hacer en el Fuerte más que tomar cerveza y escuchar la estrindente música de Banda Sinaloense. El domingo que llegamos terminamos comiendo alitas y viendo el Superbowl. En la noche, Yadir y yo hicimos una caminata noctura por el mirador para ver el Rio Fuerte hasta que un policia nos regañó por caminar de noche. Al día siguiente, nos embarcamos (O tendría que decir en-tren-amos) de regreso al Chepe .

Vagón de combustible en El Fuerte
Vagón de combustible en El Fuerte

14 de Febrero

Finalmente, llego el 14 de Febrero e hicimos todo el recorrido de regreso a Creel. El cantinero del bar de Primera aprovecho el día para poner todos los éxitos de Ana Gabriel, Juan Gabriel y Sin Bandera por lo que mi plan de olvidar el día no funcionó propiamente. Para el barman, esta música le funcionó ampliamente para vender más tragos. Afortunadamente, nos consintieron un poco y nos pusieron algo de cumbia, salsa y bachata para bailar. Al llegar, hicimos toda nuestra peregrinación de regreso hasta Monterrey.

Me quedaron un par de horas en Monterrey, así que Lety, Nora y Yadir me llevaron a comer comida coreana y a explorar el centro. Recuerden que no como carnes rojas, así que comer el famoso cabrito de Monterrey no era una opción para mi, además que mis amigas están muy inmersas en el mundo coreano así que fué más interesante. Les agradezco mucho por haberme dado tanta hospitalidad.

Al siguiente día, ya estaba de regreso en mi querido Puerto Vallarta. No me había dado cuenta que extrañaba mucho el calor del que a veces nos quejamos. Espero les sirva mi relato por si planean realizar en un futuro este viaje en el Chepe Express.

Bonus Tip

Ya con la experiencia que tuve, les recomiendo a mis amigos de Jalisco y Nayarit que viajen a Los Mochis en Sinaloa, tomen el Chepe Express y hagan su parada obligada en Divisadero. Aunque Divisadero no es realmente un pueblo, es el lugar obligado para ver lo más alto de la Barranca del Cobre más los mercados de artesanias de los Tarahumaras o consumir el Tesquino (Alcohol Tarahumara). Ahí pueden encontrar hospedaje y hacer un poco de senderismo, tirolesa o paseo en un teleférico.  En caso de tener más tiempo, lleguen a Creel para que agarren un tour y recorran sus cascadas, la barranca de Urique, el valle de hongos (Son Piedras que parecen hongos, no hongos de verdad) y vayan a los mercados menonitas a comer queso.

Reservaciones:

Hay muchas agencias para reservar espacios en el tren, pero de manera directa lo pueden hacer en:
https://chepe.mx/

Bibliografía:
México“, Lonely Planet, 10ma edición. Publicado en Septiembre 2006.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Up ↑

%d bloggers like this: